Estamos ya en la recta final del mes del terror, muy cerca de la hora cero, por dicha razón les dejo mi segundo aporte del genero del horror, un pequeño relato que espero sea de su agrado, recuerden comentar y compartir si esto les gusta

Titubeante me cubrí con las sabanas con olor a rosas y sangre arrojando hacia un lado el cadáver de mi amada que descansaba incompleto sobre el colchón… mientras, apartado… al otro lado de la habitación, se encontraba un pequeño mueble con un candelabro chorreante donde sujeta, estaba su mano putrefacta que emanaba un olor horrible al igual que el resto de su cuerpo sin vida…
Veía a los gusanos consumir su carne mientras pasaban las semanas… pero no podía… no me atrevía a salir; él estaría esperando ahí tendría la oportunidad de matarme al igual como lo hizo con ella; a veces me miraba en el espejo de la pared y observaba mi cobardía… mi cuerpo enflaquecido por la falta de alimento en semanas pero… que podía hacer??

Cada día era un gran dilema…

-Si salgo el me matara pero si me quedó moriré de hambre…- Eran dos ideas que discutían en mis adentros…

Pasaron los días y se completo el mes… me desespere… había agotado todo el alimento dentro de la habitación… la pequeña planta en la ventana fue una buena fuente de energía; ya me había acostumbrado al olor de carne humana en descomposición pero el hambre seguía… se me paso la loca idea de comer el cadáver humano que me acompañaba no había idea mas estupida en ese momento pero… No queria morir… no podía morir; no debía!!! Tome su brazo y mordí la carne… no me atrevía a respirar… tragué suavemente y aunque mi mente no lo soportaba mi estomago sentía un gran alivio.

Mi conciencia se destrozaba poco a poco, aun así seguía devorando la carne putrefacta, lagrimas salían de mis ojos… me detuve un momento a mover unos gusanos para seguir comiendo… su sabor era repugnante…

Deje el brazo a un lado… me sentía un moustro me estaba comiendo a la mujer que tanto amaba!!!

Los recuerdos de cómo la conocí… nuestra boda… las noches de verano cuando éramos uno solo… la muerte de nuestra hija…
¡Y ahora por mi cobardía! por mi temor a la muerte!!! Me la estaba comiendo!!! No lo soportaba tenia que salir de ese lugar de inmediato!!! Ese hombre no estaría allí esperándome!! Ya se habría ido!!!…

Me decidí… camine hacia la puerta y di la vuelta a la chirriante cerradura… El sonido de las bisagras oxidadas hizo que un gran escalofrió recorriera mi cuerpo…
Pero puede contemplar la hermosura del día por la ventana principal del pasillo; la cual cubierta de hiedra y bañada de sangre seca tenia un aspecto hermoso…
Me sentía seguro… voltee a ambos lados como al cruzar la calle, ustedes saben para tener cuidado con los caballos y los carruajes…

Silencio absoluto la tranquilidad inundaba la casa y el aroma de las plantas húmedas por el roció de la mañana era como una caricia para mi olfato… la peste a cadáver había quedado atrás en la habitación allí todo era verde e iluminado hermosamente… el sabor de la carne humana había desaparecido poco a poco de mi boca ya que estaba demasiado distraído para prestarle atención… era muy fácil reiniciaría mi vida… limpiaría toda huella de sangre del pasado para comenzar con un nuevo futuro…

Pero me precipite… al dar el primer paso hacia el pasillo la voz me llamo… mi alma salio de mi cuerpo disparada… un hacha voladora había cortado mi cuello y separado mi cabeza del resto de mi cuerpo…

Y heme aquí en medio de los infiernos escribiendo en papel mi vieja historia… aquí… solo, entre sombras y oscuridad…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: